Los postres en la cocina vasca

943 46 23 84
Los postres en la cocina vasca

Uno de los mayores referentes gastronómicos mundialmente es la cocina vasca y son muchos los restaurantes que apuestan por la cocina tradicional vasca en Donostia. Los cocineros que se han forjado en las cocinas del norte albergan más estrellas Michelín que en ninguna otra región del mundo.  Eso ha hecho que el País Vasco se convierta en todo un referente culinario tanto para turistas como para los profesionales de la cocina.

Todo el mundo sabe que en cualquier restaurante de cocina tradicional vasca en Donostia puede pedir un buen chuletón de buey, un marmitako, un bacalao, un buen plato de alubias de Tolosa, una merluza a la bilbaína o las famosas kokotxas. Pero ¿qué pasa con la carta de postres? Aunque tal vez menos conocidos que los platos principales, la cocina vasca goza de grandes postres que ponen el colofón perfecto a cualquier comida.

Si hay un postre que triunfa en todas las mesas vascas es la pantxineta, un hojaldre con crema pastelera y almendras que hace las delicias de quien lo prueba. Según el restaurante en el que lo pidas, podrás ver que unas veces te sirven el hojaldre caliente y otras, frío. El pastel vasco es otro de los postres que ponen el cierre a una suculenta comida. Este dulce lo hacen con una pasta hecha de harina que se rellena generalmente con una confitura casera. Otro de los postres que está unido a la cocina vasca es la cuajada, uno de los postres más sencillos de realizar pero con mayor tradición. Algo tan sencillo como leche de oveja cuajada, pero con un sabor único y delicioso.

Si quieres disfrutar de una buena comida vasca con los mejores productos posibles y de un servicio profesional, no dudes en pasarte por el Restaurante Lanciego. Nuestros platos te estarán esperando. 

haz clic para copiar mailmail copiado